GKA Events | GKAEvents

Sign In

Iconografía del movimiento y de la fuerza física en las escenas ganaderas de Deir el Medina

Identifier

Event

Language

Presentation type

Topic it belongs to

Subtopic it belongs to

Title of the presentation (use both uppercase and lowercase letters)

Presentation abstract

En el área que se extiende desde el Valle del Nilo hacia el cuerno de África, la Zona Ganadera de África Oriental, se origina la “cultura del ganado” debido a la gran importancia que adquieren los animales como recurso para los grupos humanos allí asentados. En las tumbas de la élite egipcia desde principios de la Dinastía V hasta finales de la XVIII (1295 a. C.), las escenas de actividades ganaderas, consideradas de “vida cotidiana”, son habitualmente incluidas en los repertorios iconográficos. Sin embargo, estas escenas se restringen drásticamente a principios de la Dinastia XIX, aunque hallamos unas pocas tumbas con esta temática en Deir El-Medina, como la de Senedjem (TT1) en la que vemos al difunto arando los campos del Más Allá con la ayuda de dos vacas. Aquí Senedjem se muestra reaccionando muscularmente al empujar el arado, como atestigua la representación del musculo deltoides en el brazo. Si bien la fuerza física es una propiedad muscular tanto de humanos como de animales, en el arte egipcio la fuerza nos refiere a un principio de vida que pudo ser observado originalmente por los sacerdotes egipcios del Dinástico temprano, en el movimiento autónomo e independiente en los miembros extirpados de los animales ya sacrificados, especialmente de bovinos. Este comportamiento muscular de la carne es mecánico e independiente del resto del animal, y pudo ser el origen de las creencias sobre los principios de vida y revivificación que se aplican al difunto, esto es, los cuerpos vivos se mueven, los muertos no. Así pues, de los uros, especialmente del toro y de la vaca y de las actividades ganaderas relacionadas con ellos se conforman modelos de conducta humanos basados en algunos comportamientos animales que generan creencias socio-religiosas intrínsicamente relacionados con la iconografía de la realeza, pero también de la élite.

Long abstract of your presentation

La civilización del antiguo Egipto faraónico se enmarca en la llamada “cultura del ganado”, que se extiende desde el Valle del Nilo hacia el cuerno de África, basada en la importancia que adquieren los animales como recurso esencial para los grupos humanos que allí se asientan.   En las tumbas de la élite egipcia desde principios de la Dinastía V hasta finales de la XVIII (1295 a. C.), las escenas de actividades ganaderas, consideradas de “vida cotidiana”, son habitualmente incluidas en los repertorios iconográficos. 

Sin embargo, estas escenas se restringen drásticamente a principios de la Dinastía XIX, aunque hallamos unas pocas tumbas con esta temática en Deir El-Medina, como la de Senedjem (TT1) en la que vemos al difunto arando los campos del Más Allá con la ayuda de dos vacas. Dado lo excepcional de esas escenas ganaderas de época ramésida, su análisis resulta interesante.  Aquí Senedjem se muestra reaccionando muscularmente al empujar el arado, como atestigua la representación del musculo deltoides en el brazo. Si bien la fuerza física es una propiedad muscular tanto de humanos como de animales, en el arte egipcio la fuerza nos refiere a un principio de vida que pudo ser observado originalmente por los sacerdotes egipcios del Dinástico temprano, en el movimiento autónomo e independiente en los miembros extirpados de los animales ya sacrificados, especialmente de bovinos. 

Este comportamiento muscular de la carne es mecánico e independiente del resto del animal, y pudo ser, entre otros motivos, el origen de las creencias sobre los principios de vida y revivificación que se aplican al difunto, esto es, los cuerpos vivos se mueven, los muertos no. Así pues, de los uros, especialmente del toro y de la vaca y de las actividades ganaderas relacionadas con ellos se conforman modelos de conducta humanos basados en algunos comportamientos animales que generan creencias socio-religiosas intrínsicamente relacionados con la iconografía de la realeza, pero también de la élite. Esto se puede observar en el culto al toro o la vaca Hathor por el que se intentan igualar las destrezas y las habilidades de dicha realeza para reafirmar el liderazgo. En este sentido, los animales son focos de voluntad que desarrollan estrategias y comportamientos regulares que sorprenden a los  humanos que los observan, por lo que los artistas egipcios organizan sus creencias en torno a la dominación de los animales. Otras veces se establecen analogías para crear similitudes entre el cuerpo humano y los animales. Una muestra de ello son los signos jeroglíficos que representan órganos humanos, pero que son en realidad de animales. Esto nos indicaría, por un lado, que el conocimiento anatómico proviene del sacrificio animal o de la veterinaria, y por otro, que dicho conocimiento estaría presente en la formación de los escribas, dado que la medicina es una especialidad dentro de su educación. 

La representación del movimiento de tipo anatómico no es baladí, ya que parece encerrar muchas claves de la figuración y del comportamiento de las figuras en las escenas. Desde este punto de vista, el objetivo del presente estudio es analizar las soluciones gráficas que utilizan los artistas para representar la acción y la fuerza muscular, en un contexto en el que dicha fuerza es considerada por los antiguos egipcios como una consecuencia mágica de la carne y no como una actividad propia del músculo mismo. 


Keywords (use both uppercase and lowercase letters)

Main author information

María Isabel Hernández Figueroa (Spain)
Universidad Nacional de Educación a Distancia, UNED (Spain) 2774
-Cofundadora e investigadora en Ispana Investigación. -Delegada de la Escuela de Doctorado de la UNED. -Investigadora predoctoral en el programa de doctorado en Historia, Historia del Arte y Territorio en la Universidad Nacional de Educación a Distancia, UNED. -Máster universitario en métodos y técnicas avanzadas de investigación histórica, artística y geográfica Universidad Nacional de Educación a Distancia UNED, 2018. -Certificado Aptitud Pedagógica (C.A.P.). Universidad Alfonso X El Sabio, 2008 – 2009. Especialidad Ciencias Sociales -Licenciada en Bellas Artes. Universidad de la Laguna, Santa Cruz de Tenerife. -Experta en Grafística. Uned -Miembro de Asociación Española de Egiptología, AEDE.
Scientific production

Co-authors information

Status:

Approved